Lo que viene después de la iluminación LED

Idar-grupo-led

Ya nos encontramos iluminación mediante tecnología LED en todos los ámbitos de la vida: semáforos, hogares, coches, centros comerciales. Desde que empezaron a extenderse en los años noventa, han ido ganando espacio gracias a su eficiencia, mayor duración y ahorro en consumos: hasta un 90% con respecto a las bombillas incandescentes tradicionales y hasta un 30% con respecto a las fluorescentes. Pero la tecnología sigue avanzando y las que mejoran o sustituyen a los LED ya están desarrollándose.

En este mismo campo está la tecnología láser, que en unión con la LED logra haces de luz más consistentes y de un mayor control, Consiste en hacer pasar la luz emitida de uno o varios LED (que ya de por sí es direccionada), por un gas, que permite enfocar todos los fotones en una misma dirección. Así se consigue un efecto láser con un consumo mínimo. Ahora mismo se está usando en automóviles de alta gama para restringir el haz lumínico y evitar deslumbramientos. Pero, según nos cuenta Álvaro Coello de Portugal, responsable de iluminación de Idar Grupo, es muy posible que en el futuro veamos esta tecnología aplicada a edificios y espacios con fines decorativos.

Idar-grupo-led-laser

Otra mejora dentro del mundo LED es que cada vez se está avanzando más en conseguir una luz blanca parecida a la natural. En principio solo existía el rojo, verde y amarillo. En los noventa se inventaron los LED ultravioletas y azules. Estos, que han demostrado ser los más eficientes, al recubrirlos con fósforo producen una luz más amarilla en detrimento del rendimiento lumínico (cantidad de luz). Gracias a los nuevos avances, ésta pérdida de rendimiento es cada vez menor, y sin embargo la calidad visual de la luz está mejorando exponencialmente.

Pero el verdadero cambio revolucionario en la iluminación llega con la tecnología OLED, que usa materiales orgánicos (de ahí la O). Permite hacer superficies luminosas, en lugar de los puntitos habituales. Además, pueden ser semitransparentes, flexibles y conformar superficies curvas. De momento, es una tecnología cara y solo se puede producir en pequeñas superficies, con lo que de momento, por lo general queda relegada a usos de pequeño formato como móviles, tabletas, y paneles de señalización.

Idar-grupo-oled

El siguiente paso serán pantallas y superficies de gran formato y de ahí, en unos años, las veremos iluminando edificios y espacios. Según explica Coello de Portugal, de momento el rendimiento es inferior a los LED actuales, “pero es que estos ya cuentan con una evolución de muchos más años”, matiza. En cualquier caso son mucho más eficientes que otras tecnologías ya superadas, como las bombillas de bajo consumo, o incluso halogenuros metálicos y vapor de sodio, muy utilizadas en alumbrado público y tradicionalmente consideradas muy eficientes.

En los próximos años nos esperan aún grandes avances y descubrimientos relacionados con éstas tecnologías. Es probable que LEDS y OLEDs convivan ofreciendo cada uno sus particulares ventajas según aplicaciones. Seguirán desarrollándose accesorios y tecnologías asociadas (como la láser) que permitan sacar mayores rendimientos y efectos lumínicos hasta ahora imposibles. Después de años y años de estancamiento con iluminación tradicional, éstas nuevas tecnologías están mostrando avances mes a mes, a la velocidad de la era digital: como si fueran ordenadores o móviles.

COMPARTIR:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+